jueves, 12 de octubre de 2017

Datos del Archivo Histórico: el Padre Tarín y la Archicofradía del Pilar

EL PADRE TARÍN Y LA ARCHICOFRADÍA DEL PILAR


            Entre la nómina de predicadores que han pronunciado sus sermones en las Novenas a la Virgen del Pilar a lo largo de los años, sobresale un orador que por sus características personales y su vida de piedad va camino de los altares. En la Novena de 1895, las homilías corrieron a cargo del conocido y afamado predicador jesuita, el Padre Tarín.[1] Declarado Venerable por San Juan Pablo II el 3 de enero de 1987, la causa de beatificación iniciada en Sevilla se sigue en Roma.

El Padre Francisco de Paula Tarín (1847-1910), nació en el valenciano pueblo de Godelleta y murió en Sevilla. Sus restos descansan en la iglesia del Sagrado Corazón de los Padres Jesuitas de la capital hispalense. Es conocido también por sus apelativos de Apóstol del Sagrado Corazón o León de Cristo.

Sintió la llamada de la Compañía de Jesús y a los 26 años entró en el noviciado de Poyanne (Francia). En 1878 regresó a España para terminar sus estudios y recibió la ordenación sacerdotal en 1883. Al año siguiente estuvo en nuestra provincia, concretamente en El Puerto de Santa María, donde estuvo dedicado a la enseñanza hasta 1886. A partir de 1888 sus dotes de predicador le fueron llevando por toda España, asistiendo a ejercicios espirituales, novenas, triduos, conferencias y, por supuesto, la misión. Las misiones consistían en una predicación popular sistemática que llevaban a estos predicadores a cualquier punto del país, para predicar, catequizar y fomentar otros actos de piedad, culminando en la recepción de los sacramentos.

De 1888 a 1895 su peregrinaje le lleva por Madrid, La Mancha y Andalucía. En los seis años que transcurren desde 1898 a 1904 fue Superior de la Residencia del Sagrado Corazón de Sevilla, residiendo en dicha ciudad donde de nuevo volvió a establecerse en los últimos años de su vida. Todos esos años de trabajo incansable permitieron que el pueblo sevillano le conociera bien y por eso tuvo tanto predicamento, ya que forma parte de la iglesia de los pobres, como lo fueron también Sor Ángela de la Cruz o Marcelo Spínola. Predicó misiones en los barrios de Triana, San Roque y Macarena, organizando seis centros de doctrina y un círculo católico.[2]

Como ejemplo de sus virtudes de evangelización, en esas misiones que le llevaban a cualquier pueblo de nuestra geografía y donde también había habitantes contrarios a su presencia y a las enseñanzas católicas, en una ocasión un grupo de hombres se personaron por la noche donde estaba hospedado, con cencerros, para molestarlo y demostrar el rechazo a su persona.  El Padre Tarín, salió de la casa y pidió a los alborotadores que le acompañaran al campo, donde podrían seguir con su actitud pero dirigida a él solo, para que no molestaran a la familia que le hospedaba. Sus palabras hicieron que se retiraran y, al día siguiente, muchos de ellos fueron a la misión e incluso algunos se confesaron.[3]

            Si lo que aquellos hombres pretendían era que no conciliara el sueño y no descansara, se equivocaban en su propósito, porque se decía que el Padre Tarín siempre dormía apenas dos o tres horas. Incluso sus superiores le recomendaron que durmiera al menos cinco horas y que no se excediera en las penitencias.[4]  Además, dormía sentado en una silla o incluso dentro de un confesionario. Según el testimonio de algunos párrocos que lo recibían para las misiones, no dormía nunca en la cama, la dejaba intacta y sin desdoblar las sábanas al concluir la misión. Incluso había veces que ni llegaba a la habitación, quedándose en la iglesia ya que había estado hasta bien entrada la madrugada confesando. Dormía sentado en el confesionario, hasta las tres o tres y media, cuando él mismo abría la iglesia y repicaba las campanas para llamar al Rosario de la Aurora, comenzando un nuevo día cargado de actividades.[5]

            La Junta de Gobierno de la Archicofradía del Pilar de Cádiz pensó en él para ocupar la Sagrada Cátedra, sin duda conocedores de sus cualidades. Un testimonio directo de un oyente de sus sermones en una Novena, nos puede dar una idea de cómo pudieron ser aquellos que escucharon los muros de la parroquia de San Lorenzo:

            …con esa unción y acendrado afecto de que está poseído empezó por hacer algunas provechosas advertencias y a dar a conocer las buenas obras y santas prácticas a que nos habíamos de dedicar en todos y cada uno de los días de las novenas, para prepararnos debidamente a la confesión, comunión general y procesión del último. En su sermón, un exordio hermoso e interesante, provechoso y de aplicaciones prácticas y saludables, como todo cuanto dice, nos preparó para oír seguidamente su luminoso desarrollo y su demostración, que fue la más concluyente y acabada; no sólo valiéndose de las pruebas dogmáticas y de los sagrados textos, sino de las ciencias naturales y sociales, de las que tiene un dominio y conocimiento tan profundo, que hace siempre y constantemente el encanto de su numeroso auditorio, que le oye con delectación y con un recogimiento extraordinario; siendo tal la abundancia de ideas que se le agolpan, y que emite con una claridad de expresión y pureza de lenguaje tan castizo, que encanta, y es causa de que para casi todos sus sermones le falte tiempo y le sobre materia.[6]


            En 1895, año en que el Padre Tarín predicó en Cádiz la Novena del Pilar, también acompañó a la Virgen en la procesión que recorrió algunas calles de la feligresía. Sobre esa procesión versará la próxima entrada, donde nos extenderemos más para dar a conocer los datos encontrados sobre ella.

José María Collantes González







[1] Archivo Histórico Archicofradía del Pilar de Cádiz. Apartado de Actas y Acuerdos de Juntas, Libro IX, f. 149
[2] Revuelta González, Manuel, S.J. (2008) La Compañía de Jesús en la España Contemporánea. Tomo III. Palabras y Fermentos (1868-1912) U. P. Comillas, pp. 148-149
[3] Ibídem, p.118
[4] Ibídem,  p.149
[5] Risco, P. Alberto. S.J. (1923), «El P. Francisco de Paula Tarín» El Siglo futuro, Diario Católico. 2 de junio.
[6] Cartas de Provincias (1894) «De Manzanares» El Siglo futuro. Diario Católico. 18 de julio

sábado, 7 de octubre de 2017

Cultos a Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza

La Venerable y Real Archicofradía de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza, Nuestro Padre Jesús de las Penas y María Santísima de la Caridad celebrará SOLEMNE TRIDUO en Honor de su Amantísima Titular, NUESTRA SEÑORA DEL PILAR DE ZARAGOZA, durante los días 9, 10 y 11 de Octubre; comenzando a las 20 horas, con el Rezo del Santo Rosario, Ejercicio del Triduo y Santa Misa con Homilías a cargo del Rvdo. P. Fray Juan Franco Pérez, O.P., perteneciente al Convento de San Pedro, Mártir, de Madrid.

El día 12, Festividad de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza, a las 12 de la mañana, tendrá lugar la SOLEMNE FUNCION PRINCIPAL DE INSTITUTO, presidida por el citado orador sagrado, en donde se renovará el Voto de la Concepción Inmaculada de María y los Hermanos de la Archicofradía realizarán pública Protestación de Fe.

Tras la Bendición, se entonarán los Gozos a la Santísima Virgen del Pilar, finalizando la Ceremonia con el rezo cantado de la Salve.

Los Cultos tendrán lugar en la Parroquia de San Lorenzo, Diácono y Mártir, Sede Canónica de la Archicofradía.

lunes, 2 de octubre de 2017

Designados los meditadores ante el Señor de las Penas

La Junta de Gobierno de la Archicofradía ha designado a los meditadores que realizarán las diversas reflexiones al Señor de las Penas, en la duodécima edición del acto "MEDITACIONES ANTE TUS PENAS", que bajo el lema "Tu Reino en nuestras manos", tendrá lugar el próximo día 24 de noviembre, viernes, en la Parroquia de San Lorenzo, dentro del programa de Cultos y Actos que se celebrarán en Honor de nuestro Sagrado Titular, con motivo de la Festividad de Jesucristo, Rey del Universo.

Las meditaciones estarán a cargo de D. José Antonio Gómez Quirós, miembro de la Comunidad Parroquial de San Lorenzo y Vice Hermano Mayor de la Cofradía del Santísimo Cristo del Descendimiento de la Santa Cruz y Nuestra Señora de los Dolores; D. Juan Jesús López Gámez, Mayordomo de la Archicofradía de Nuestra Señora de la Palma Coronada; y D. Miguel Ángel García Saucedo, hermano de nuestra Archicofradía.

domingo, 1 de octubre de 2017

Concierto Lírico Solidario en la Fundación Fragela

En la tarde de ayer, se celebró la primera edición del ciclo de "Música en los patios" que pretende impulsar la Archicofradía, combinando la expresión musical con el descubrimiento de rincones y entornos de la ciudad, todo ello como manifestación cultural y, a la vez, solidaria, al destinar los beneficios de los distintos conciertos a la obra social y a los distintos proyectos del Área de Caridad de nuestra Corporación.

En el patio de la Residencia y Unidad de Estancia Diurna que la Fundación Fragela regenta en la Plaza del mismo nombre, tuvo lugar un Concierto Lírico Solidario, a cargo del Ensemble Stella Maris, compuesto por las mezzosopranos Carmela Patiño Ucero y nuestra hermana archicofrade Toñi Martínez Novas, así como por el pianista Roberto Domínguez Domínguez. Con la colaboración del clarinetista Jaime Jiménez Alba, el Ensemble ofreció un espléndido y variado repertorio que incluyó boleros, canciones, tangos, copla, zarzuela y ópera, que fue largamente aplaudido por el numeroso público asistente al evento.

A la finalización del concierto, nuestra Hermana Mayor, Inmaculada Ruiz Gené, en nombre de la Archicofradía, quiso expresar su profundo agradecimiento a todas las personas e instituciones que han hecho posible la realidad de este primer concierto solidario: a la Fundación Fragela, encabezada por su Director, D. Pablo Otero Gallardo, por la cesión del patio y de todas las instalaciones necesarias para la organización del acto; al personal de la residencia, por su disposición, y a los propios residentes; al Ensemble Stella Maris, por su desinteresada colaboración y el magnífico concierto ofrecido; al público asistente y al que, sin asistir, cooperó con su aportación económica a la "fila cero".

jueves, 21 de septiembre de 2017

Lotería de Navidad

Este es el número que juega la Archicofradía para el próximo Sorteo de Navidad. Desde esta página, hacemos un llamamiento a todos los hermanos archicofrades, devotos y amigos, para solicitarles su colaboración en la venta de participaciones. El beneficio obtenido de la Lotería de Navidad es un ingreso extraordinario para la Archicofradía, imprescindible para sufragar los cuantiosos gastos que se generan durante el año y que, como bien es sabido, no es posible atender, únicamente, con las cuotas ordinarias. Cada talonario consta de 50 participaciones de 1 euro cada una. La venta de un talonario supone, por tanto, un beneficio de 10 euros para nuestra Hermandad. Si aunáramos esfuerzos, podríamos hacer realidad muchos proyectos y dedicar una mayor parte del presupuesto a la Obra Social y Caritativa de la Archicofradía, aún insuficiente por falta de recursos económicos.

Si estás interesado, puedes solicitar los talonarios en nuestra Casa de Hermandad, c/ Fernández Shaw, 7 y 9 Bajo, en horario de Secretaría (Viernes, de 20 a 21,30 horas). O bien, a través de nuestro correo electrónico: archicofradiadelpilar@gmail.com

GRACIAS POR TU COLABORACIÓN

domingo, 17 de septiembre de 2017

Datos del Archivo Histórico: El altar portátil para los cultos de finales del siglo XIX

EL ALTAR PORTÁTIL PARA LOS CULTOS DE FINALES DEL SIGLO XIX


El pasado mes de agosto, durante el solemne besamanos que se celebró con motivo del 150 aniversario de la proclamación de Nuestra Señora del Rosario Coronada como Patrona de Cádiz, la Virgen del Pilar lució espléndida bajo el hermoso templete que le fue cedido amablemente por la Hermandad de la Divina Pastora de Cantillana. La Virgen del Pilar de Cádiz podría haber tenido un paso propio si hubiera prosperado la iniciativa que se barajó en 1896.

            Durante el Cabildo de Cuentas y Elecciones que se celebró el 27 de enero de 1895, el mayordomo Manuel Márquez Fernández se quejaba de la escasez de enseres y el mal estado en que se encontraban los que se tenían, particularmente el altar portátil utilizado para los cultos de la Virgen del Pilar.[1]

Al año siguiente, en el Cabildo General celebrado el 26 de enero de 1896, se sigue tratando este tema. El mayordomo planteó que lo más necesario era un altar o templete que fuera propiedad de la Archicofradía, donde se pudiera colocar con el debido decoro a la Virgen en su festividad. Propuso que, en sustitución del proyecto de altar que se pensaba hacer, se realizara un paso que pudiera utilizarse para las manifestaciones internas y externas del templo, por resultar más práctico y de mayor lucidez. Finalmente, no prosperó este proyecto y se continuó con el del altar portátil. Como no se había podido realizar uno nuevo por el elevado coste, se tuvo que utilizar el antiguo que tenía la V.O.T. de Servitas, que lo cedió desinteresadamente.[2]

            En 1897 continuaba el problema y de nuevo el mayordomo dejaba constancia, en el punto segundo del Cabildo General celebrado el 5 de febrero de 1897, de la precisión absoluta de arbitrar recursos extraordinarios para la construcción del nuevo altar portátil para las festividades de la Virgen, por no existir para ese año ni propio ni prestado que pudiera servir, proponiendo que se llevara a cabo una suscripción entre los hermanos y devotos. Dada la premura de la situación, en el punto séptimo del mismo Cabildo, por unanimidad, se aprobó la construcción del altar y que se llevara a efecto la suscripción solicitada. Tal fue el entusiasmo con que se acogió la propuesta que en la misma reunión empezó la aportación entre los miembros de la Junta, recogiéndose entre todos 600 pesetas y se le dio autorización al mayordomo para que llevara a cabo la construcción del altar con arreglo al diseño aprobado.[3] Este dato es muy interesante porque probablemente existiera un croquis o dibujo que, de conservarse, nos daría una idea clara de cómo fue aquel altar.

            El altar se estrenó en octubre, para la Novena de 1897. A final de año, el 31 de diciembre, el mayordomo da cuenta de las gestiones realizadas y la cantidad total recaudada en la suscripción, que ascendió a un total de 1.936,26 pesetas. El altar costó 2.201,36 pesetas, faltando 265,10 pesetas que fueron satisfechas con los fondos de la Archicofradía. La cantidad total de la suscripción se alcanzó faltando poco tiempo para la Novena, por lo que no hubo tiempo material para dejar el altar totalmente terminado, contando con la estructura pero faltándole algunos detalles ornamentales, como era el fleco de oro fino para el pabellón, tachonar de estrellas doradas el dosel y velo blanco. También faltaban algunas piezas de candelería y había que arreglar la que se tenían en esos momentos, ya que estaban en muy mal estado.[4]

            Durante el año 1898, el altar portátil quedó terminado y ya no sería hasta ocho años después cuando se ve necesitado de reformas. En el registro contable correspondiente al año 1906, se anotan los gastos que ascienden a 480 pesetas por una reforma del altar portátil, consistiendo en la construcción de una grada, tabla de luces y ampliación de la ráfaga y dorado.[5]

            En 1915, transcurridos dieciocho años del estreno, el altar presentaba algunos elementos deteriorados, como por ejemplo el velo, que se pensó en reformar o sustituir. En el caso de que se optara por uno nuevo, se propuso contactar con alguna fábrica de tejidos de Barcelona para que las estrellas que tuviera fueran estampadas y no pintadas como había sido hasta el momento.[6]

Lo novedoso de aquel altar es que estaba preparado para tener iluminación con luz eléctrica, por lo que en las actas se destaca el ahorro que esto supondría en cera.[7]  Un dato anecdótico ocurrió el 27 de septiembre de 1915. Se tuvo que reunir la Junta de la Archicofradía de urgencia, ya que llegó un oficio del Obispo en el que prohibía totalmente el uso de luz eléctrica en el altar mayor. El mayordomo Bartolomé Gómez Plana expuso que el altar fue construido expresamente para luz eléctrica, observando que si no fuera así habría un problema con el dosel, ya que la escalinata de la candelería está totalmente debajo del dosel celeste y por consiguiente muy expuesto a quemarse.[8] Como no había tiempo para buscar soluciones, de nuevo se propone pedir prestado el altar portátil a la V.O.T. de Servitas.

En el inventario que conserva la Archicofradía del año 1920, encontramos una información preciosa para darnos una idea más completa de cómo era aquel altar portátil que se utilizaba para la Novena.[9] Contaba con los siguientes elementos:

-          Cuatro ángeles que sostenían el paño del dosel
-          Dos candelabros de madera dorada con 7 brazos,  de 1 metro de alto
-          Seis candelabros medianos dorados
-          Seis candelabros de bronce para el plan de altar
-          Seis jarrones dorados con ramos también dorados
-          Dos ramos de flores plateados y dos jarrones dorados
-          Dos atriles de misa dorados
-          Un crucifijo pequeño para el altar, de metal.

De esta relación, solo quedan los seis candelabros de bronce para el plan de altar que actualmente se encuentran en la capilla y un atril que se conserva en la Casa de Hermandad de la Archicofradía.
  

Atril con el escudo de la Archicofradía del Pilar

Paulatinamente se dejó de utilizar y se fue perdiendo el rastro a este altar portátil que utilizó durante muchos años la Archicofradía para los cultos de la Virgen del Pilar y del que únicamente nos quedan estos datos encontrados para formarnos una ligera idea de cómo pudo haber sido. Quizás si se hubiera elegido hacer un paso o templete para la Virgen todavía podríamos disfrutar de él, se habría utilizado en las salidas procesionales del pasado siglo y, de haber llegado hasta nuestros días, hubiera engrosado el patrimonio artístico de la Archicofradía del Pilar de Cádiz.

José María Collantes González



[1] Archivo Histórico Archicofradía del Pilar de Cádiz (AHAPC) Apartado de Actas y Acuerdos de Juntas, Libro IX, f. 146 v
[2] AHAPC, Apartado de Actas y Acuerdos de Juntas, Libro IX, f. 149 v
[3] AHAPC, Apartado de Actas y Acuerdos de Juntas, Libro IX, ff. 151-152
[4] AHAPC, Apartado de Actas y Acuerdos de Juntas, Libro IX, ff. 155-156
[5] AHAPC, Registro contable, Libro XIII, p.14
[6] AHAPC, Apartado de Actas y Acuerdos de Juntas, Libro IX, f. 189 v
[7] AHAPC, Apartado de Actas y Acuerdos de Juntas, Libro IX  f. 155 v
[8] AHAPC, Apartado de Actas y Acuerdos de Juntas, Libro IX, f. 190
[9] AHAPC, Caja 1, legajo 8